Let’s explore the coast!!

 

 

 

 

 

 

 

 

At 12:00 o´clock in the afternoon we will go by bus to Parque del Plata. On arrival we  will eat a typical “Chorizo al pan”. After lunch we will go to the river ” Solís Chico” and hire a kayak to explore this nice area from the water. It´s important to carry your swimsuit because we will take a swim in the sea. Later in the afternoon we will go to Atlantida by bus from Parque del Plata and visit the historical monument “El Águila”. From the monument we will walk along the beach to the town center to visit this lovely small coastal town.  At nigtht we eat some pizzas and return to Montevideo by bus.

Sobre el medio día, nos tomaremos un autobús desde Montevideo a Parque del Plata, cuando nos bajemos comeremos un típico “Chorizo al pan”. Luego caminaremos hasta el arroyo Solís Chico para andar en Kayak. Es importante que lleven su bañador así nos podremos pegar un baño. Luego nos iremos desde Parque del Plata a Atlántida en autobús para visitar “El Águila” un monumento histórico ubicado enfrente de la playa. Ahí podrán comprar algunas artesanías si lo desean. Desde el Águila caminaremos hasta el centro del pueblo, para conocerlo y luego por la noche comeremos unas pizzas. A la vuelta se van autobús a Montevideo.

El Águila de Atlántida

La ciudad de Atlántida fue fundada en 1911, pero su población aumentó recién a partir del año 1939, cuando el italiano Natalio Michelizzi compró el total de las tierras que aún no estaban urbanizadas y poco a poco fundó los primeros hoteles de la zona. Eran tiempos en que Europa vivía su peor guerra y por ese entonces tanto la ciudad de Montevideo como la vecina Buenos Aires resultaban ideales para recibir inversiones del viejo mundo que querían huir de la guerra.

Natalio comenzó a desarrollar en Atlántida parte de lo que lo había fascinado en Europa. Una de sus creaciones es la obra El Águila, una estructura de piedra con cabeza de águila y cuerpo de delfín que actualmente es visitada por todos los turistas que llegan a Atlántida. Se trataba de “una casa con forma de águila para pensar y leer, simplemente”, así la definía su autor.

Al Águila al principio se la llamaba con otro nombre: “La quimera”. La verdadera intención de su autor era construir una capilla, pero este proyecto nunca se llevó a cabo. Así es que en forma artesanal y sin planos de arquitectos nació “La quimera”, obra cuyas paredes interiores fueron decoradas con tiburones, pulpos y algas.

En sus inicios, “La Quimera” fue el lugar de encuentro de Natalio Michellizzi y sus amigos, pero al morir Natalio el sitio comenzó a decaer y a deteriorarse. A partir de este momento, los lugareños comenzaron a hacer correr leyendas urbanas que envuelven al ahora llamada “Águila”. Desde un centro de energía cósmica hasta el templo de una extraña religión, otros dicen que allí se escondieron verdaderos tesoros e incluso que el lugar sirvió para espiar a los nazis en plena Guerra Mundial.

Hoy, el sitio es visitado por los turistas que se acercan a Atlántida, la mayoría de los cuales desconoce su historia.

 
Share

Leave a Reply

Name:
Email Marketing by WP Autoresponder
Link to Facebook