¡Un artículo muy uruguayo!

1° Las distancias

✔ Mientras que en Montevideo hacés 10 cuadras y seguís en el mismo barrio, en el Interior es probable que ya estés en el medio del campo.

✔ Mientras que en la capital tenés que salir con un mínimo de media hora de antelación, en el interior… bueno, en el interior: Hacés “así” y ya estás en otro lado.

✔ Podríamos decir que el interior inventó el tele transporte.

✔ Pero cuidado: el anterior razonamiento sólo es posible si sos montevideano, donde se piensa que en el interior queda todo cerca.

✔ Para el ciudadano de tierras adentro cinco cuadras ya es lejísimo. Muy lejos. Hay que agarrar el auto. O la moto.

2° Vivir solo: 

✔ En la ciudad es muy típico vivir con tu padres hasta que te recibís o te casás o agarrás un laburo bueno para conseguirte algo tuyo, cosa que generalmente sucede a los 35 por ahí o si tenés hijos. O te jubilás. Y recién ahí te vas de la casa de tus viejos, ponele.

✔ En el interior, si querés seguir estudiando te tenés que ir a Montevideo a vivir solito a los 17-18 años y a esa tierna edad subsistir miserablemente a base de fideos con queso y encomiendas (¡la gloria!) en una ciudad desconocida, válgame dios.

✔ Digamos que en viveza, picardía, boliche, super y supervivencia el canario le gana por cinco rutas 8 al capitalino.

✔ Claro que en el interior, si no te venís para Montevideo, te vas de lo tus padres bajo las mismas condiciones que el montevideano pero eso sí: como muy lejos te vas a dos cuadras de lo de tus viejos.

3° Chusmerios:

✔ En el interior todo se sabe. De hecho ya saben en el interior que estamos escribiendo esto antes de publicarlo. Te caes y ya lo sabe medio pueblo.

✔ Si mencionás a alguien en el interior siempre es con el sobrenombre con el apellido. Porque en el interior no sos Carlos, Juan, Roberto, Carolina, Natalia. Sos “el pelado”, “el canario”, “el Tito”, “el pajarilla”, “el almeja” o si sos medio mugriento te dicen para toda la vida “el anzuelo” porque te meten al agua solo atado.

✔ Si por un milagro no tuviste sobrenombre, un artículo te está esperando: EL Carlos, LA Natalia, EL Miguel, etc.

✔ Entonces: “¿conocés al Tornado Gutiérrez? Claro, el hijo del Chicho Gutiérrez y nieto de aquel Gutiérrez que venía siempre al almacén”. Y cuando nombrás a medio árbol genealógico ahí te reconocen.

✔ En Montevideo no sucede pero siempre pasa esto: “no conozco a Sebastián Gutiérrez pero tengo un amigo que lo conoce”.

4° Horarios:

✔ Y claro, la siesta es sagrada en el interior. Por eso los comercios abren de 9:00 a 12:30 y de 15:00 a 18:00

✔ Ni se te ocurra en el interior hacer un trámite o un mandado entre las 12:30 y las 15:00 porque hay menos actividad que Chernobyl en un feriado.

✔ El montevideano centrista dirá “claro, porque duermen la siesta”. Sí y no. Alguno se podrá echar un rato en esas horas pero la verdad es como todo queda cerca en el interior, a la hora de comer te vas para tu casa. Total, queda a unas cuadras.

✔ Si, querido Montevideano: en el interior no existen los tuppers para llevar la comida.

5° El lenguaje: 

✔ Clarísima diferencia entre el lenguaje. Ya sabemos que al sureste de nuestro país se habla de tú y no de vos y vas tú que te toca a tí, que en Rivera te mezclan con portugués y en Salto y Paysandú le dicen “pandorga” a las cometas y “topa” a las escondidas.

✔ O en Lavalleja, que mezclan el voseo con el tú en las conjugaciones imperativas. Por ejemplo: meten “para, para ¿qué hacés?” (“para” en conjugación de tú y “¿qué hacés?” en conjugación de vos) (sí: tú y vos en la misma frase).

✔ En Montevideo está el montevideano de ley que te quiere meter la mayor cantidad de modismos en una sola frase. El montevideano yenchi es muy de esto.

✔ Por ejemplo, para decir: “El concierto no fue de mi agrado pero igual se pasó bien ¿Vos te quedaste esperando o te fuiste para algún lado?”, el montevideano te dice: “Ese toque medio malena pero zafaba, ¿y boston? ¿achicaste o encaraste?”.

✔ Misma frase pero dicha por alguien del interior: “tocaron ahí lo’ loco’, una masa muchacho, deja quieto ¿y uté? ¿te queda’te e’perando ahí o te juiste pa las casa?”

6° La salida nocturna: 

✔ En Montevideo tenés boliches para elegir y no aburrirte. De todo tipo y gusto.

✔ En el interior hay un solo boliche y moriste ahí, hermano. Es como ir al liceo y ver la misma gente nada más que de noche y vestidos para la ocasión.

✔ La misma música, la misma secuencia de canciones, la misma gente una y otra vez. Y ojo que estoy hablando de los boliches del interior, en donde siempre te diviertes.

✔ Mientras que en Montevideo se refiere al boliche con el nombre del mismo, en el interior siempre es “¿vas pa’l baile?”

7° Los amigos:

✔ En el interior tenés amigos de toda la vida. Con cualquier amistad fuiste compañero de sanatorio en maternidad, en el jardín de infantes, en la escuela, en el liceo y si no te vas para la capital, hasta capaz que es tu compañero de trabajo. Es siempre la misma barra de amigos inseparables toda la vida.

✔ En Montevideo tenés la barra de amigos del liceo, de facultad, de una materia de facultad, de trabajo, del fútbol 5, etc. etc. totalizando un promedio de 457 grupos distintos de whatsapp per cápita.

Fuente: MiraVó

Share
Link to Facebook